Fundamentación

El servicio de atención domiciliaria (SAD) de nuestra asociación surge ante la necesidad de una atención para personas con Enfermedad Mental cuya falta de conciencia de enfermedad, o como consecuencia de la propia sintomatología, se niegan a medicarse y/ o tienen un nivel muy bajo de actividad. También ante la alta demanda por parte de los centros de Salud Mental para aquellas personas con una Enfermedad Mental que sí tienen conciencia pero que debido a la sintomatología negativa y el periodo de adaptación a la medicación, no es adecuado ir a un recurso en dicho momento.

Se ha continuado detectando una necesidad muy concreta debido a la insuficienciade recursos de viviendas tuteladas, dónde se trabajan las actividades de la vida diaria, básicas e instrumentales y la relación con el entorno más inmediato. Por ello desde AFEM, se trabaja las necesidades de potenciar las capacidades de autonomía y habilidades domésticas, así como también fomentar las relaciones sociales y las conductas de ocio, en el propio domicilio.
Esta situación provoca frecuentemente que no reciban ningún tipo de ayuda; en estas circunstancias la asistencia a un centro es muy poco probable y los centros de la administración pública de la Comarca de la Marina Baixa, carecen de un programa dónde las necesidades comentadas en líneas anteriores, se trabajen desde el propio domicilio. Esta es la razón por la cual se instaura el SAD.
La sintomatología de carácter negativo que conlleva la propia enfermedad causa que las personas con enfermedad mental pasen en casa la mayor parte de su tiempo, afectando de esta manera a sus relaciones sociales y familiares. Esta situación de hipo-estimulación ambiental y de falta de actividades unida a la falta de adhesión a tratamiento farmacológico y/ o actividades de rehabilitación, provoca que la enfermedad empeore con el tiempo y vaya mermando la calidad de vida tanto de la persona enferma como de la familia que convive con él o ella.

El programa pretende facilitar la asistencia a estos/as pacientes en sus propios domicilios y promover gradualmente su integración en otras modalidades de asistencia, así como también ser capaces de desenvolverse de manera eficaz en la vida diaria. Así pues, este programa se concibe como una prestación de carácter individualizado y transitorio, que mediante una serie de acciones preventivas, formativas, asistenciales y rehabilitadoras persigue el objetivo de que los/as enfermos/as mentales utilicen los recursos integrados en su comunidad y adquieran las habilidades necesarias para desenvolverse en su entorno.